Jueves, 17 Abril 2014

El entorno

banners-entorno

Ubicación

banners-ubicacion

Comunicamos que...

Atalaya de los Arcangeles
es un espacio libre,
multidisciplinario y abierto
a todo movimiento espiritual,
filosófico y religioso
que convoque a
mejorar la calidad de vida.

NOTA:
La revista “Atalaya”
que circula no tiene
ninguna vinculación
con nuestro espacio.

 

banner-alas-categoria

Feliz Otoño!



Buscar respuestas
Miércoles, 09 de Abril de 2014 13:17

- Nasrudin, ¿Qué buscas?
- He perdido mi llave.
- Oh, Mulá, qué cosa más terrible. Te ayudaré a encontrarla.

El hombre se arrodilla, comienza a buscar y, mientras tanto, pregunta:
- ¿Dónde la has perdido?
- En mi casa.
- Entonces, ¿Por qué la buscas aquí fuera?
- Porque aquí hay más luz.

Buscamos respuestas fuera cuando están en nuestro propio interior. Las buscamos fuera porque creemos que es más fácil encontrarlas.

Fuente: Cuento del libro “Cuentos Sufís, la filosofía de lo simple”

 
El diamante y el polvo
Miércoles, 09 de Abril de 2014 13:14

Al llegar a una edad avanzada, y tras una vida hogareña de alegrías y sufrimientos cotidianos, unos esposos decidieron renunciar a la vida mundana y dedicar el resto de sus existencias a la meditación y a peregrinar a los más sacrosantos santuarios.

En una ocasión, de camino a un templo himalayo, el marido vio en el sendero un fabuloso diamante. Con gran rapidez, colocó uno de sus pies sobre la joya para ocultarla, pensando que, si su mujer la veía, tal vez surgiera en ella un sentimiento de codicia que pudiese contaminar su mente y retrasar su evolución mística, pero la mujer descubrió la estratagema de su marido y con voz ecuánime y apacible comentó:

 

- Querido, me gustaría saber para que has renunciado al mundo si todavía haces distinción entre el diamante y el polvo

Fuente: Cuentos Sufis

 
c u e n t o s
Martes, 01 de Abril de 2014 12:49

 
El Escorpión
Miércoles, 19 de Marzo de 2014 19:19

Un Maestro vio a un Escorpión cuando se estaba ahogando y decidió sacarlo del agua; pero cuando lo hizo el Escorpión lo pico.
La reacción del Maestro fue soltarlo y el animal cayó al agua y comenzó a ahogarse nuevamente.
El Maestro intentó sacarlo otra vez y por segunda vez, el Escorpión lo picó.
Una persona que estaba observando la situación, le preguntó al Maestro:

 

-       Disculpe, pero por qué vuelve a sacar al Escorpión del agua si cada vez que lo saca el animal lo pica.

A lo que el Maestro respondió:

-       La naturaleza del Escorpión es picar, pero su naturaleza no va a cambiar la mía, que es Ayudar.

 

Tras decir esto, y ayudado por unas hojas esta vez, el Maestro sacó al Escorpión del agua y lo salvó.

 
El sonido del silencio
Miércoles, 19 de Febrero de 2014 16:19

Un día, mientras permanecía inmóvil como siempre en el mismo sitio, un Maestro vio aparecer en el horizonte una especie de bola de polvo.
Aquella bola se hizo más y más grande y el sheik pronto reconoció a un hombre que se le acercaba corriendo y levantaba una enorme polvareda.

El hombre, que era joven, llegó hasta el Maestro y se postró ante él.
- Maestro: ¿Qué quieres?

El joven contestó: Maestro, he venido desde lejos a oírte tocar el arpa sin cuerdas.
- Como quieras – le dijo el maestro.

El santo hombre no varió su postura lo más mínimo. No cogió ningún instrumento, no hizo nada. El Maestro y el ferviente discípulo permanecieron inmóviles.

Tras tres días, el joven dejó percibir, quizá por un gesto, una inclinación o un carraspeo, un incipinte cansancio.

- ¿Qué te pasa? – preguntó el maestro.
- El joven dudó un poco. Comenzó a balbucear algunas palabras. Para poder ayudarlo, el M aestro preguntó:
- ¿No has oído nada?
- No – contestó el joven con voz culpable-.
- Entonces, ¿por qué no me has pedido que tocase más fuerte?
El sonido está dentro de nosotros, en nuestro corazón. Es cuestión de saber escucharlo.

Fuente: Cuento Sufi del libro “Cuentos Sufis, la filosofía de lo simple” de Omar Kurdi y Pedro Palao Pons

 

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 Próximo > Fin >>

Página 1 de 8